Trabajar desde casa sin educar en casa (homeschooling)?

Homeschooling: Sólo porque puedes hacer algo, no se convierte en tu obigación

Existe este mito persistente de que trabajar desde casa significa que puedes trabajar cuando quieras. Puedes sintonizar con tu ritmo natural, descubrir tu productividad más escondida y crear la rutina que más te convenga. Lamentablemente, este mito no tiene en cuenta que mis hijos están despiertos a las 7:30. A más tardar.

Antes de tener hijos, estaba seguro de que los educaría en casa. Me imaginé esos ojitos brillantes e inteligentes que asimilaban toda la sabiduría que tenía que compartir, antes de que mis adorables hijos disfrutaran de sus proyectos educativos mientras yo trabajaba. Nos imaginaba a todos alrededor de la mesa en la sala, cada uno absorto en varias tareas, siendo productivos. Eso fue antes de tener hijos.

Ahora abro una botella de vino blanco para celebrar “La vuelta al cole”

Trabajo a distancia y la opción de educar en casa

Algunos de mis héroes más grandes trabajan en remoto mientras también educan a sus hijos en casa. Ser madre soltera no es excusa (Naomi de Ittybiz educa su hijo en casa – sola). Tener dos hijos tampoco es excusa (Lea de Location Independent educa sus dos hijos en casa). Yo pensaba que simplemente no llego a la altura. No tengo paciencia lo suficiente. No soy lo suficiente organizada. No tengo la resistencia necesaria.

¿O tal vez soy demasiado egoísta?

Parece que soy una mala madre, porque prefiero enviar a mis hijos a la guardería en lugar de entretenerlos en casa. Sé que la escuela no los prepara para la vida. Pero necesito estas 6-7 horas!

Una opción es una opción, no una obligación

Podría hacer que funcione. Podría educar en casa, si realmente quisiera. Pero la verdad es que no estoy interesada. Disfruto esas horas de tranquilidad que puedo dedicar a mi trabajo. Hago todo lo posible para estar completamente presente una vez que vuelven de la escuela por la tarde, usando mi teléfono solo para cambiar la música. Principalmente. Los llevo al parque, organizo escapadas de fin de semana a las montañas, soy 100% mamá los sábados y domingos, y disfruto de mi libertad, de lunes a viernes de 9 a 4. La libertad de trabajar, porque me encanta.

Para mí, trabajar desde casa significa levantarme a las 5:30 para pasear al perro y resolver dudas online antes de que los niños se despierten. Eso me permite tener la tarde libre una vez que lleguen a casa.

Para mí, trabajar desde casa significa diseñar un día de trabajo que funcione para nosotros, aunque parezca aburrido en Instagram. Tuve que aprender a dejar ir mis propias expectativas. Y eso está bien.

El hecho de que pueda, no significa que deba hacerlo.