Consejos para trabajar a distancia durante el invierno

Muchos blogs de los llamados nómadas digitales le dan bastante importancia al hecho de poder vivir en regiones cálidas. Sin embargo, hay personas que trabajan en remoto, y aún así, no pueden (o no quieren) escapar del invierno y su falta de luz (y vitamina D). Así que compartiré algunos consejos sacados de Twitter sobre cómo motivarse cuando ahí fuera solo hay frío y oscuridad, la mayor parte del tiempo.

Seamos sinceros: yo elijo quedarme en el hemisferio norte. Mi trabajo es remoto, pero mi vida no lo es. A mis hijos les encanta su escuela y sus clases de natación locales. Su padre tiene una profesión que no se puede traspasar. A los demás familiares les gusta poder visitar sin cambios de horario. Trabajar a distancia significa trabajar a distancia. Y para muchos de nosotros, hay vida más allá del trabajo. Por suerte, al decidir el lugar de mi trabajo, es más fácil combatir el blues del invierno.

Gracias a @lrnrd en Twitter quién empezó la conversa (en inglés).

Controla tu entorno para controlar tu motivación

Tu motivación, tu autocontrol, tu convicción de que podrás por fuerza de voluntad, todo esto te será útil más o menos hasta el mediodía. Para entonces, la fatiga de decisión se hace cargo y tu cerebro comienza a depender en gran medida de las rutinas y los hábitos. Usará cualquier excusa para ahorrar energía, ignorando completamente las promesas que te hiciste al despertarte.

En lugar de esforzarte más, invierte tu energía en crear un marco que te ayuda a ser productivo incluso después del anochecer (a las 4 pm). Haz que sea fácil hacer lo correcto y que sea difícil procrastinar.

Cambia tu entorno y tus hábitos seguirán

Cambia tus bombillas y colócate una sudadera con capucha caliente junto a tu cama (para evitar pasar frío al levantarte). Así será mucho más fácil levantarte por la mañana. Los hábitos requieren un par de meses para establecerse realmente – la adaptación de tu entorno a lo mejor la puedes hacer en una sola tarde. En invierno, se trata principalmente de obtener suficiente luz / vitamina D.

Aprovecha la tecnología

Cambia todas tus bombillas por bombillas de luz diurna LED y asegúrate de encenderlas antes de que se ponga el sol. Las luces SAD también ayudan a mantenerte despierto. (@Samathy_Barratt).

@rachelnabors, @findlilyhere y yo juramos por la lámpara Philips Wake Up Light. La versión más sencilla es más que suficiente, sobre todo si te interesa la función amanecer (y no te hace falta ruido de pájaros). Desde luego, el despertar es mucho más suave cuando está inducido por la luz.

Si en verano utilizas aplicaciones como Flux o Nightshift (para quitar la luz azul de tu pantalla) – ahora es el momento de apagarlas. En invierno te interesa la exposición a la luz azul para mantenerte despierto (a las 5 de la tarde). Sesiones ocasionales de bronceado aparentemente también pueden ayudar, dice @verpixelt.

Para tu escritorio hay varias recomendaciones, como la Bluemax happy light (@danmayer) o esta lámpara de terapía (@claytonwert).

Si además te molesta el silencio, puedes buscarte una lista te reproducción con sonidos ambientales. @VishalRohra203 recomienda esta lista de Spotify con ruidos de ciudad.

Adapta tu rutina

Días más cortos también significa que no hay riesgo de que te quemes. Puedes ir a caminar o hacer ejercicio al mediodía en lugar de desafiar las mañanas más frías (@moodreds).

Para evitar quedarte en la cama más de lo previsto, puedes cambiar tu rutina matutina. Hazte un café / té / batido de lujo y / o prepara unos huevos revueltos para que el viaje de la cama a la mesa de trabajo sea más placentero (@keeleyhammond).

Cuando empieces a trabajar, usa la técnica Pomodoro o la función de recordatorio en tu Fitbit para levantarte por lo menos una vez por hora. Camina durante 5 minutos o haz algunas tareas físicas en casa. Personalmente, yo bajo a la calle, después subo al 7o y después vuelvo a mi piso – todo por la escalera.

También puedes utilizar esta pausa para cambiar de entorno de trabajo. Ir a una cafetería cercana (@matei_radu) o simplemente cambiar a otra silla en tu casa (@ryaninvents) pueden dar nuevas perspectivas.

Tanto los perros como los niños ayudan a mantenerse activos, aunque no recomiendo tenerlos solo para combatir el blues del invierno.

Algunas recomendaciones nutricionales no certificadas

La razón principal por la que necesitamos una exposición regular a la luz solar es la vitamina D. Si no hay suficiente sol, o no confías en las luces artificiales, a lo mejor te sirve un suplemento. Hay opciones diarias y semanales, y recomiendo que lo consultes con tu médico de cabecera (@kurtiskemple).

Otro truco es agregar más (buenas) grasas y proteínas a su dieta. Esto incluye nueces y aguacates. Como mínimo, asegúrate de aumentar tu consumo de agua. La deshidratación es mucho más común en invierno cuando es fácil olvidar que todavía necesitas beber. Y a tu cerebro no le gusta que le falte agua. (@lovevalgeisler y @semicorpus).

Ahí lo tienes, que tu invierno sea productivo, donde sea que lo pases.


Te gusta lo que escribo? Suscríbete a mi boletín de Inquietudes Minimalistas y recibe una actualización… mensual de lo que ando haciendo.

También me puedes seguir en Twitter: @valedeoro.